Estudiantes le dio otro golpe a Boca y lo dejo afuera de la Copa Argentina

Estudiantes le dio otro golpe a Boca y se metió en la final de la Copa Argentina. En un partidazo con interrogantes hasta el final, el Pincha ganó 3-2 en el Mario Alberto Kempes de Córdoba y dejó al Xeneize muy complicado. No sólo porque lo dejará sin títulos en la temporada, sino que además está muy complicado con la clasificación a la Libertadores 2024.

El equipo de Eduardo Domínguez, por lo pronto, está en la definición y espera por San Lorenzo o Defensa y Justicia, que se enfrentarán hoy en la otra semifinal, en la cancha de Lanús.

Al primer tiempo no le falto nada y las emociones llegaron de principio a fin. Apenas se habían jugado 3 minutos, cuando Guido Carrillo, de cabeza, sacudió la red, luego de un gran centro de Leonardo Godoy y le dio forma a un arranque ideal para el Pincha.

Diez más tarde, Marcelo Saracchi le metió una inexplicable plancha a Zaid Romero, Yael Falcón Pérez lo expulsó y el panorama quedó muy favorable a los platenses.

Sin embargo, el que creció fue Boca. Con Valentín Barco como abanderado y buenos pasajes de Equi Fernández y Luis Advíncula, empezó a hacer los méritos para empatar. Y tuvo su premio a los 27. Doble error de Romero en la salida y ahí estuvo Miguel Merentiel para definid de primera y batir a Mariano Andujar.

En el reparto de protagonismo, Estudiantes volvió a tomar el mando. Zapiola tuvo dos chances clarísimas, pero falló. Y el Xeneize, por el contrario, fue todo efectividad. Bullaude peleó la pelota hasta el final, mandó el centro atrás y otra vez La Bestia anotó para Boca.

Así, con uno menos y pasajes de buen fútbol, el equipo de Mariano Herrón sacó un aprobado camino a vestuarios. Tuvo reacción y se acomodó a jugarlo con diez. El Pincha aflojó y falló, pero quedó con crédito abierto para el complemento.

 

En un arranque idéntico al de la primera mitad, Estudiantes pegó de entrada. Apenas habían transcurrido 55 segundos, cuando Mauro Boselli, recién ingresado, estableció la igualdad.

Con el juego 2-2, creció el Pincha y ahí sí Boca sintió el hombre de menos. Los volantes se desgastaron, perdieron la batalla con sus pares platenses y así, el equipo de Domínguez empezó a hacer méritos para llevarse la victoria. Y otra vez apareció Boselli, quien peleó una pelota hasta el final, se tiró al piso y “en sociedad” con Figal, que intentó despejar, llegó el 3-2.

El Xeneize fue por la heorica y tuvo sus chances, pero falló en el toque final -la más clara fue de Langoni- y masticó bronca. No es para menos, porque se quedó con las manos vacías y está muy complicado para entrar a la Libertadores del año que viene. Debe ganarle a Godoy Cruz en Mendoza y rezar para que se den otros resultados.

Quizás pueda interesarte

A 30 años del atentado a la AMIA

A 30 años del atentado a la AMIA

Hoy se cumplen 30 años del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) que marcó una de las jornadas más trágicas en la historia de...