lv18-radio-san-rafael

La vida es como

vos la escuchás

5-minutos-mas
nos re fuimos

Murió Cheems, el perro de los memes virales

Balltze, el perrito shiba inu hongkonés que representaba al popular perro de los memes Cheems, falleció a los 12 años de edad, tras una batalla contra el cáncer

En un mundo tan conectado por Internet y las redes sociales como el que vivimos, hay criaturas que llevan años formando parte de nuestro día a día, aunque no nos hayamos parado a pensar quiénes son. En este caso, hablamos de un perro que vivió en Honk Kong y acaba de morir; pese a que el animal pasó su vida en la otra punta del mundo, estuvo muy presente en nuestra sociedad a través de un conocido meme.

Aunque ha aparecido también en otros, los memes más famosos que ha protagonizado este perro (y que sin duda seguirá generando durante muchos años) son los de “Swole Doge vs. Cheems”, en el que le vemos en una comparación con otro perro más grande y fuerte. Este tipo de memes suelen representar de manera jocosa una versión pasada e idealizada de algo o alguien (encarnada por el forzudo Swole Doge) y una variante moderna que por algún motivo ha perdido su valor y atributos, que sería el pobre Cheems, pequeño y encogido.

Hay infinidad de variantes de este meme, con chistes en multitud de idiomas, poblando los foros y redes sociales de Internet. A nivel internacional empezó a ganar popularidad durante la pandemia en Reddit, mientras que en todo el mundo se suele usar también mucho en Twitter y Facebook. Se utiliza la imagen de Cheems para mostrar una supuesta degeneración en la manera de encarar algún aspecto de la vida, como si su tamaño y aspecto (aunque adorables) retratasen una especie de cobardía y debilidad en reflejo de la sociedad moderna. Además, es común que las palabras de Cheems en este tipo de chistes se escriban a propósito con faltas de ortografía.

La muerte de Cheems

Cheems, que en realidad es un perrito llamado Balltze, llevaba un tiempo con problemas de salud. De ello han ido informando sus dueños a través de la cuenta oficial de la perra en Instagram, que tiene casi 700.000 seguidores: el año pasado le detectaron pancreatitis y un melanoma, y tuvieron que cortarle uno de los dedos. Más recientemente, le encontraron tres neoplasias en la pleura, y cada vez le costaba más respirar. Finalmente, y tras su particular batalla contra el cáncer, falleció este 18 de agosto durante una operación de toracocentesis. Los dueños han dado los detalles en una publicación de Instagram.

Balltze tenía 12 años. “No estéis tristes, y recordad la alegría que Balltze trajo al mundo, por favor”, piden sus dueños a sus numerosos seguidores, señalando que el perrito “nos conectó a ti y a mí“. “Balltze sabe lo mucho que todos le queríais”, asegura. Ahora, su legado perdurará en todos los rincones de la red.

Quizás pueda interesarte