Andinistas quedaron varados en el Aconcagua por la formación de lagunas y el riesgo de aludes

Andinistas quedaron varados en el campamento Plaza Argentina, a 4.100 metros de altura sobre el nivel del mar, en el parque Aconcagua, luego que la Subsecretaría de Ambiente cerrara el acceso de personas y mulas por la Quebrada de Vacas, debido debido a la rápida formación de dos lagunas.

Evalúan si el terreno es inestable o no porque temen que pueda haber desprendimientos, aludes o aluviones. Especialistas del Ianigla -que estudian el comportamiento de los glaciares en Mendoza- subirán para estudiar los riesgos.

El corte preventivo comenzó el martes para que ningún visitante, ni arrieros con mulas, ingresen al cerro Aconcagua por la Quebrada de Vacas. La medida también se tomó para las personas que estaban en los campamentos Casa de Piedra, a 3.060 metros de altura, y Plaza Argentina, quienes no pudieron hacer el descenso. Durante la mañana de este miércoles 14 andinistas fueron evacuados en vuelos privados solventados por los seguros que les brindan las empresas prestadoras de servicios.

Esta medida se tomó luego que el personal de Guardaparques advirtió la repentina formación de dos lagos que están entre esos dos campamentos. Debido a la rapidez con la que se llenaron de agua temen que crezcan aún más. El peligro es inminente debido a que pueden estar sobre terreno blando e inestable, y que en cualquier momento podría provocarse un alud.

“La decisión de restringir en forma total el tránsito de personas y de mulares por la Quebrada del Relincho obedece al potencial riesgo de aludes y procesos de remoción en masa que podrían desencadenarse a raíz del enlagunamiento observado y documentado en ese lugar, aguas abajo de Plaza Argentina y aguas arriba de Casa de Piedra”, destacó el subsecretario de Ambiente, Sebastián Melchor.

Indicaron que se mantendrá cerrado hasta que investigadores del Ianigla accedan y realicen las mediciones en el terreno y determinen cómo es la formación de esos “cuerpos de agua”. Un equipo de cuatro científicos subirá hasta Plaza Argentina entre el jueves y el viernes.

 

Preocupación por posibles aludes o aluviones

Pierre Pitte, investigador del Ianigla, del Conicet, es uno de los cuatro científicos que subirá en los próximos días hasta el parque Aconcagua para estudiar en profundidad las dos lagunas que se formaron rápidamente sobre un glaciar, unos metros más abajo del campamento Plaza Argentina, a 4.100 metros de altura.

“Se formaron estos laguitos relativamente rápido y hace poco. Son dos cuerpos de agua ubicados debajo de Plaza Argentina y los Gaurdaparques lo reportaron hace unos días”, explicó Pierre Pitte y agregó: “Viendo imágenes satelitales, esos lagos no se ven antes del 20 de enero, o sea que en un par de días pasaron de ser casi imperceptibles al tamaño que tienen. Entre el 10 y el 20 de enero crecieron muy rápido, a pesar de que todavía son pequeños”.

“Todavía el volumen que tienen es pequeño, pero el crecimiento rápido es una indicación de inestabilidad y es lo primero que llama la atención”, sostuvo el investigador del Ianigla.

“La decisión de restringir en forma total el tránsito de personas y de mulares por la Quebrada del Relincho obedece al potencial riesgo de aludes y procesos de remoción en masa que podrían desencadenarse a raíz del enlagunamiento observado y documentado en ese lugar, aguas abajo de Plaza Argentina y aguas arriba de Casa de Piedra”, destacó el subsecretario de Ambiente, Sebastián Melchor.

Indicaron que se mantendrá cerrado hasta que investigadores del Ianigla accedan y realicen las mediciones en el terreno y determinen cómo es la formación de esos “cuerpos de agua”. Un equipo de cuatro científicos subirá hasta Plaza Argentina entre el jueves y el viernes.

 

Preocupación por posibles aludes o aluviones

Pierre Pitte, investigador del Ianigla, del Conicet, es uno de los cuatro científicos que subirá en los próximos días hasta el parque Aconcagua para estudiar en profundidad las dos lagunas que se formaron rápidamente sobre un glaciar, unos metros más abajo del campamento Plaza Argentina, a 4.100 metros de altura.

“Se formaron estos laguitos relativamente rápido y hace poco. Son dos cuerpos de agua ubicados debajo de Plaza Argentina y los Gaurdaparques lo reportaron hace unos días”, explicó Pierre Pitte y agregó: “Viendo imágenes satelitales, esos lagos no se ven antes del 20 de enero, o sea que en un par de días pasaron de ser casi imperceptibles al tamaño que tienen. Entre el 10 y el 20 de enero crecieron muy rápido, a pesar de que todavía son pequeños”.

“Todavía el volumen que tienen es pequeño, pero el crecimiento rápido es una indicación de inestabilidad y es lo primero que llama la atención”, sostuvo el investigador del Ianigla.

Y detalló: “Esto no viene solo. Tuvimos un invierno muy bueno con muchas nevadas, pero eso quiere decir que tenemos un deshielo intenso con caudales altos en la mayoría de los ríos y eso hace que haya más riesgos de aluviones. Las temperaturas empiezan a subir fuerte y todavía hay bastante nieve en la cordillera, y eso hace que el riesgo de aludes o crecidas esté presente”.

Además, Pierre Pitte indicó que en este momento se juntan todas las variantes posibles: “El crecimiento de los lagos, el nivel de los ríos ya estaba alto, entonces los cruces en el río Vacas estaban complicados. La Subsecretaría de Ambiente decidió cortar el tránsito de personas y mulas entre el campamento Casa de Piedra y Plaza Argentina para evitar tener un problema por posibles crecidas y poner en riesgo a la gente y animales que van al campo base”.

Por todo esto es que “todo el sistema hidrológico en la montaña está mucho más activo que en los últimos años. Cuando la nieve se derrite empieza a crear canales o pasa por el campamento Plaza Argentina que está cerca de partes cubiertas de los glaciares. Entonces, si hay agua circulando eso que se derrite genera canales entre los distintos cuerpos de agua que hay ahí, y puede provocar una crecida”.

 

Científicos del Ianigla irán al cerro Aconcagua

El especialista y estudioso de glaciares explicó: “Lo primero que vamos a hacer son mediciones de los caudales, los volúmenes de agua en estos cuerpos de agua, evaluar de dónde va el agua, si es el glaciar que se derrite rápidamente o es agua que viene de la nieve que quedó y contribuye a agrandar a estos lagos que ya estaban ahí”.

Señaló que “para que se formen estos cuerpos de agua tienen tener algún tipo de cierre, y ahí está la clave. Si ese cierre es de roca o sedimento estable lo normal es que los lagos sean estables, pero si esos cierres son inestables o son de hielo cubierto, pueden ceder y haber riesgo de aluvión”.

El principal problema es que desde el lugar en el que se formaron los lagos hay un desnivel de 1.000 metros hasta Pampa las Leñas, y “una crecida con un volumen pequeño de agua puede hacer mucho destrozo porque el agua tiene mucha fuerza por el desnivel”.

Fuente: Diario UNO

Quizás pueda interesarte

A 30 años del atentado a la AMIA

A 30 años del atentado a la AMIA

Hoy se cumplen 30 años del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) que marcó una de las jornadas más trágicas en la historia de...