Depresión, heroína y el temor sobre el futuro de su hija: las terribles horas finales de Kurt Cobain

Kurt Cobain se suicidó de un escopetazo el 5 de abril de 1994, tras dos intentos fallidos de quitarse la vida en el mes previo. El estudio toxicológico demostró que tenía en su sangre grandes dosis de heroína, una droga que lo atormentaba hacía años y que potenciaba su depresión. Junto al cadáver encontraron una nota suicida, donde dejaba en evidencia, entre otras cosas, el profundo temor que le causaba el futuro de su hija, Frances, que entonces tenía casi dos años.

Ese 5 de abril, el legendario cantante de Nirvana se encerró en el invernadero de su casa en Seattle. Allí se refugiaba tras haberse escapado hacía cuatro días de un centro de rehabilitación en California, al que había ingresado voluntariamente. Luego de trabar la puerta, comenzó a escribir su nota de despedida, que estaba dirigida a Boddah, su amigo imaginario de la infancia. Finalmente, apoyó la punta de la escopeta debajo de su mandíbula y jaló el gatillo.

El cuerpo fue encontrado recién tres días después. Tras dos intentos sin éxito, Cobain se suicidó a los 27 años. La primera vez había sido a comienzos de marzo de 1994, cuando se tomó 50 pastillas de Rohypnol en un hotel de Roma. Lo encontró inconsciente su esposa, Courtney Love. En esa oportunidad, también había escrito una carta suicida breve: “El doctor Baker dice que debo elegir entre la vida y la muerte. Elijo la muerte”.

Dos semanas después, tras una fuerte discusión con Courtney Love, también adicta a las drogas, se atrincheró en el baño con un revólver calibre 38 y amenazó con matarse, aunque la Policía llegó rápidamente y logró evitarlo.

El 30 de marzo de 1994, el cantante de Nirvana (banda que compartió con el bajista Krist Novoselic y el baterista Dave Grohl, actual líder de Foo Fighters) viajó a Los Ángeles e ingresó al Exodus Recovery Center, en el Daniel Freeman Marina Hospital, California, como parte de la promesa de desintoxicación que había hecho junto a su esposa. Sin embargo, pasó menos de dos días en ese centro de recuperación.

Pidió permiso para salir a fumar y saltó un muro de dos metros de altura. Horas antes, Kurt Cobain le había dicho por teléfono a Courtney Love: “Sólo recuerda que, pase lo que pase, te amo”. Viajó a Seattle y se refugió en su casa, donde había dejado una escopeta calibre 20 que había comprado días atrás con un amigo, con la excusa de que había extraños merodeando su propiedad. La misma escopeta con la que, cuatro días más tarde, se quitaría la vida.

 

Kurt Cobain y el temor sobre el futuro de su hija

En su carta suicida, dejó en claro el temor que le generaba pensar en cómo sería el futuro de su hija. “¿Por qué no puedo disfrutar? ¡No lo sé! Tengo una mujer divina, llena de ambición y comprensión, y una hija que me recuerda mucho como había sido yo”, escribió a puño y letra, consciente del amor que tenía por su familia.

En la siguiente oración, manifestó su miedo e incertidumbre respecto de la vida que se le avecinaba a su hija: “Llena de amor y alegría, confía en todo el mundo porque para ella todo el mundo es bueno y cree que no le harán daño. Eso me asusta tanto que casi me inmoviliza. No puedo soportar la idea de que Frances se convierta en una rockera siniestra, miserable y autodestructiva como en lo que me he convertido yo”.

Aunque la carta la dirigió a su amigo imaginario de la infancia, la despedida estuvo dedicada a su esposa y su hija: “Por favor, Courtney, sigue adelante por Frances, por su vida que será mucho más feliz sin mí. Los quiero. ¡Los quiero!”.

 

Kurt Cobain: depresión, heroína y un fuerte dolor al que nunca le encontró cura

Nacido el 20 de febrero de 1967 en Aberdeen, Washington, Kurt Cobain enfrentó durante toda su vida no solo una profunda depresión, sino también una condición abdominal crónica que le provocaba un fuerte dolor y la que nunca le encontró cura. Los médicos no lograron determinar de qué se trataba y el músico decidió automedicarse con heroína, droga que ya había comenzado a consumir en el ambiente del rock.

Sus primeros contactos con las drogas fueron muy rápidos: con apenas 13 años, probó la marihuana. A mediados de la década de 1980, probó la heroína. Poco a poco, comenzó a convertirse en una adicción. Para finales de 1991, esa droga lo afectó mientras realizaba la gira Nevermind de Nirvana. Meses después, tras descubrir que iba a ser padre, él y su esposa, ambos adictos, decidieron ingresar a un centro de rehabilitación, pero no funcionó. En julio de 1993, Cobain sufrió una sobredosis de heroína, la misma sustancia que encontrarían en su cadáver tiempo después.

 

Qué decía la carta completa de suicidio de Kurt Cobain

“Hablando como el estúpido con gran experiencia que preferiría ser un charlatán infantil castrado. Esta nota debería ser muy fácil de entender. Todo lo que me enseñaron en los cursos de punk rock que he ido siguiendo a lo largo de los años, desde mi primer contacto con la, digamos, ética de la independencia y la vinculación con mi entorno ha resultado cierto. Ya hace demasiado tiempo que no me emociono ni escuchando ni creando música, ni tampoco escribiéndola, ni siquiera haciendo rock’n’roll. Me siento increíblemente culpable. Por ejemplo, cuando se apagan las luces antes del concierto y se oyen los gritos del público, a mí no me afectan tal como afectaban a Freddy Mercury, a quien parecía encantarle que el público le amase y adorase. Lo cual admiro y envidio muchísimo. De hecho, no los puedo engañar, a ninguno de ustedes. Simplemente no sería justo ni para mí. Simular que me lo estoy pasando el 100% bien sería el peor crimen que me pudiese imaginar. A veces tengo la sensación de que tendría que fichar antes de subir al escenario. Lo he intentado todo para que eso no ocurriese. (Y sigo intentándolo, créeme Señor, pero no es suficiente).

Soy consciente de que yo, nosotros, hemos influido y gustado a mucha gente. Debo ser uno de aquellos narcisistas que sólo aprecian las cosas cuando ya han ocurrido. Soy demasiado sencillo. Necesito estar un poco anestesiado para recuperar el entusiasmo que tenía cuando era un niño. En nuestras tres últimas giras he apreciado mucho más a toda la gente que he conocido personalmente que son fans nuestros, pero a pesar de ello no puedo superar la frustración, la culpa y la hipersensibilidad hacia la gente. Sólo hay bien en mí, y pienso que simplemente amo demasiado a la gente. Tanto, que eso me hace sentir jodidamente triste. El típico Piscis triste, sensible, insatisfecho, ¡Dios mío! ¿Por qué no puedo disfrutar? ¡No lo sé! Tengo una mujer divina, llena de ambición y comprensión, y una hija que me recuerda mucho como había sido yo.

Llena de amor y alegría, confía en todo el mundo porque para ella todo el mundo es bueno y cree que no le harán daño. Eso me asusta tanto que casi me inmoviliza. No puedo soportar la idea de que Frances se convierta en una rockera siniestra, miserable y autodestructiva como en lo que me he convertido yo. Lo tengo todo, todo. Y lo aprecio, pero desde los siete años odio a la gente en general…Sólo porque parece que a la gente le resulta fácil relacionarse y ser comprensiva. ¡Comprensiva! Sólo porque amo y me compadezco demasiado de la gente. Gracias a todos desde lo más profundo de mi estómago nauseabundo por sus cartas y su interés durante los últimos años. Soy una criatura voluble y lunática. Se me ha acabado la pasión, y recuerden que es mejor quemarse que apagarse lentamente. Paz, amor y comprensión. Kurt Cobain.

Frances y Courtney, estaré en su altar

Por favor, Courtney, sigue adelante por Frances, por su vida que será mucho más feliz sin mí. Los quiero. ¡Los quiero!

Fuente: La Viola

Quizás pueda interesarte

Día Nacional del Cine

Día Nacional del Cine

El cine es una de las actividades de ocio más elegidas por las personas y todos los días las salas de cine de todas las ciudades de Argentina...